“Es un buen negocio para las empresas actuar íntegramente”

0

Julio Luque y Óscar Espinosa, directivos de la Iniciativa Empresarios por la Integridad, hablan sobre el proyecto que se lanzará en CADE 2018.

Fuente: elcomercio.pe


Un grupo de 50 hombres y mujeres de negocios se han adherido a la iniciativa Empresarios por la Integridad, a través de la cual asumirán compromisos contra la corrupción desde sus organizaciones. Los detalles se darán a conocer en el primer día de la edición 56 de CADE, este 28 de noviembre , y se espera que se sumen más.

La gente es escéptica con los resultados que puedan salir de eventos como CADE porque los ven lejanos. Sin embargo, surgió esta iniciativa en la última edición, que tiene que ver con la lucha anticorrupción. ¿En qué consiste?
JL: Lo que nosotros promovemos y vemos con buenos ojos es la conducta íntegra empresarial en general. No quiere decir que la mayoría de empresarios no haya tenido una conducta íntegra en el pasado. Es momento de hacerlo explícito.
OE: IPAE ofreció en CADE 2017 trabajar esta iniciativa. Tenemos ahora 50 empresarios que se han adherido a una declaración de principios sobre la integridad. Vamos a lanzar varias iniciativas, en este CADE se lanzará la primera de ellas.

— ¿A qué se están comprometiendo puntualmente los suscritos?
OE: Se adhieren a los valores de la integridad en general. Lo que queremos demostrar es que no solamente estamos en la lucha contra la corrupción, sino en el comportamiento empresarial en general, que el empresario siga el código de ética y buena conducta.
JL: Ha dicho algo importante, estas iniciativas pueden carecer de credibilidad. Si es solo una declaración de principios, ¿yo cómo sé que la van a cumplir? Se van a realizar acciones que van mucho más allá. Aquí se van a exigir procesos y conductas específicas, auditables, certificaciones, no es solo una declaración.

— ¿Qué medida se implementará en una primera fase?
OE: Una primera medida va a ser certificar a las empresas que quieran realmente alinearse en esta conducta. IPAE hará el seguimiento.
JL: Esta asociación se ha creado para decir ‘nosotros estamos a favor de las prácticas con integridad en el manejo de mi empresa’. Y que una empresa sea íntegra tiene una serie de caminos: la no corrupción, el comportamiento competitivo, el no coludirse con la competencia.

— En el marco de la ley que establece responsabilidad penal de las personas jurídicas por casos de soborno, muchas empresas ya han empezado a tomar medidas…
OE: Así es. Nosotros queremos diferenciar lo que la ley obliga con lo que es la voluntad de los directivos empresariales. A veces cumplimos la ley un poco forzados por el temor a las sanciones, que es diferente a cuando uno se compromete a algo en lo que cree.

— ¿Cuál es la mayor dificultad que tienen las empresas que sí quieren realizar buenas prácticas?
JL: La práctica, no solo de cumplir la ley, sino de ser íntegro, lamentablemente en el Perú tiene un costo para las empresas, que no necesariamente es económico. Hemos entrado en una maraña burocrática, que por una parte facilita la corrupción. Lo que no puede volver a ocurrir en el Perú es que los empresarios cedan a eso. Es un buen negocio para las empresas actuar íntegramente.
OE: En el corto plazo es un costo para las empresas por las dificultades, pero creemos que en el mediano plazo esto es una cosa positiva. Es un buen negocio para las empresas alcanzar un nivel de reputación alto porque el público va a reconocer ese esfuerzo.

— ¿El compromiso que asumen pasa también por denunciar al funcionario o entidad del Estado que les está solicitando la coima?
OE: Así es, creemos que hay que encontrar la forma de hacerlo. Estamos de acuerdo con eso.
— ¿Consideran que el presidente Martín Vizcarra está ejerciendo liderazgo en la lucha anticorrupción?
JL: Yo creo que la lucha contra la corrupción recién ha empezado. El presidente sin duda está apuntando en la dirección correcta, pero el trabajo que viene es enorme. Pasa por una reforma integral del Poder Judicial, que todavía no se ha planteado. También por un proceso de desburocratizar las acciones del Estado para eliminar ese caldo de cultivo. Pasa por un compromiso explícito y medible de los empresarios.

— Las empresas también han incurrido en financiamiento electoral. ¿Es posible que un empresario financie una campaña política si no es para ser favorecido a futuro con obras públicas, por ejemplo?
OE: Hay gente que ha contribuido y no necesariamente ha estado esperando beneficios. Han sido contribuciones al país, pero creo que eso debe cambiar porque se presta para la corrupción. La ley está permitiendo que los empresarios puedan contribuir hasta cierto límite. Nos interesa la institucionalidad, que haya un gobierno democrático, y si eso supone un tipo de contribución hay que hacerlo en forma muy transparente.
JL: Debe haber un cambio de sistema por un tema de transparencia, donde las campañas no dependan del financiamiento de los empresarios.

— Es lo que ha estado ocurriendo.
JL: Ha estado ocurriendo porque de alguna manera la ley lo permitía. El financiamiento principal no puede provenir del sector empresarial.

— Hay empresarios que aportaron a la campaña de Keiko Fujimori en el 2011, por ejemplo, y según se ha dicho, no querían aparecer.
JL: Transparencia es la condición indispensable, con límites obviamente […] y que aparezcan públicamente.

— En este problema de la corrupción que tenemos, qué autocrítica hacen como empresarios.
OE: Todos hemos cometido errores, no somos un grupo de santos varones. Pero creo que lo importante es tomar la decisión de decir ‘hay que hacer lo correcto’ y eso es con transparencia, sin sobornos…
JL: La autocrítica es indispensable. Sería un acto de negación decir ‘todo el país está [en eso] menos el sector empresarial’. Estamos hablando de políticos, jueces, fiscales, funcionarios, la policía, etc. Tampoco creo que la autocrítica deba ser una flagelación de decir que el sector empresarial es el culpable.
OE: Hay muy buenos empresarios que nunca han incurrido en eso.
JL: Lo importante es que ya llegó el momento de hacer un cambio radical. La experiencia está demostrando que si un acto de corrupción te permitió alguna ganancia de corto plazo; en el largo plazo vas a pagar el costo con tu pérdida de reputación.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *